Impuestos, 1

Criticar el pago de impuestos, más allá del chascarrillo de bar en el que nos quejamos de “lo mucho que me quita Montoro/Montera”, está mal visto y es políticamente incorrecto.

Subyace el dogma incuestionable de que estamos contribuyendo entre todos a una mejor y más justa sociedad. Este dogma cristaliza en ideas como la de que sin los impuestos no tendríamos carreteras, ni sanidad, ni ayudas a los más necesitados, ni podríamos pasear tranquilamente por el centro de la ciudad sin que nos secuestraran o directamente nos pegaran un tiro. La creencia es que con los impuestos ayudamos a construir, “entre todos”, unos servicios mínimos que satisfacen unas necesidades (sanidad, educación, etc.) que hemos transformado en “derechos universales de todas las personas” y que no hay otra manera de conseguir una “sociedad civilizada que cuida de los suyos, especialmente de los más desfavorecidos”. Sigue leyendo Impuestos, 1