Escribir

¿Por qué escribo?

La respuesta a bote pronto es porque no puedo evitarlo. Pero si analizo un poco más en profundidad las fuerzas que me mueven a ello descubro que en realidad escribo para no sentirme solo.

La soledad, entendida en su sentido negativo de aislamiento no deseado, no proviene de estar rodeado de más o menos gente; sino de tener la sensación de que lo que a uno le importa no le importa a nadie más.

La necesidad de escribir es por tanto equivalente a la necesidad humana de comunicarse y sentir la conexión con los otros.

Por eso, cuando alguien comenta o me felicita por algún artículo, no es mi ego el que se alegra. La alegría proviene directamente de sentir que uno, durante unos instantes, no está solo en este frío e indiferente Universo.

Un comentario sobre “Escribir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *